Cuidado almohadas

Las almohadas acumulan ácaros y bacterias debido al uso que le damos habitualmente. Por lo que poco a poco van perdiendo su función debido a la deformación, lo que altera nuestro descanso sin apenas ser conscientes de ello.

Por ello, para que cuidéis bien de vuestro descanso, os dejamos algunos consejos para saber cuándo cambiarla y cómo lavarla para poder alargar su esperanza de vida.

Si no recuerdas cuándo fue la última vez que la cambiaste, seguramente sea el momento perfecto para reemplazar la vieja. La regularidad dependerá del material, por ejemplo, unas buenas almohadas de plumas pueden tener una vida útil de entre diez y quince años siempre y cuando se mantenga la higiene en buenas condiciones. 

Si ha llegado la hora de comprar una nueva almohada, lo primero que tienes que tener claro es de qué material la quieres comprar, pudiendo elegir entre plumas, espuma o látex.

Y ¿cada cuanto debo lavarla? Las condiciones principales de lavado y secado las encontrarás en la etiqueta pero generalmente todas las almohadas son de material sintético o plumas y permiten lavarlas en casa. Podemos encontrarlas hipoalergénicas, en este caso no debes lavarlas y si lo haces tiene que ser a mano. En cuanto a la frecuencia, se recomienda hacerlo dos veces al año para evitar acumulaciones de ácaros y bacterias. También es importante que le pongas una buena funda protectora y lavarlo una vez al mes.

Ya sabes, ¡cuida tu almohada para tener un buen descanso!